dissabte, 11 d’agost de 2012

¿Es la separación de los padres, un trauma para sus hijos? Posted by Centre Ypsilon

http://centreypsilon.wordpress.com/2012/06/18/es-la-separacion-de-los-padres-un-trauma-para-sus-hijos/

Font: F.O.C.
Muchas personas pueden pensar que la separación de los padres puede ser un “trauma”, una experiencia muy negativa que a sus hijos/as les va a costar mucho superar. Si bien es cierto la separación o divorcio de los padres supone un cambio importante en la vida de los niños/as ya que después de una separación, se modifican las relaciones entre todos los miembros de la unidad familiar. E incluso, en algunos de los casos, se altera la imagen de unidad familiar que tenía en niño/a pues se pueden unir otras personas como padrastros, madrastras, hermanastros/as, etc.
Una vez dicho esto, podemos reconocer que el divorcio transforma a la familia. De hecho, si preguntamos a niños/as de cualquier edad llegamos a la conclusión que la mayoría considera que el divorcio es una experiencia traumática incluso antes de vivirla debido a que les cuesta hacerse a la idea de que sus “papas” ya no vivan juntos como antes, como siempre. Aun así, esto no necesariamente tiene que ser así. Que la separación de los padres se convierta en un trauma para sus hijos/as depende en gran parte, de
la relación que mantengan los padres entre ellos y con los hijos/as. Expertos consideran que ésta es una de las variables que más influye en la aparición de la ansiedad y trastornos psíquicos en los niños/as.
También hay que decir que todo niño/a, independientemente de cómo esten sobrellevando sus padres la separación, pasará por las siguientes fases:
  1. FASE AGUDA: Dura entre uno y dos años. Es la etapa en la que los niños/as presentan más problemas cotidianos de conducta. Causados por la dificultad que tiene el niño/a de aceptar la separación de un padre.
  2. FASE DE TRANSICIÓN: Se considera la etapa en la que empieza la estabilidad. Los niños/as siguen queriendo a ambos padres a pesar de la separación y del paso del tiempo. Digamos que es aquí, cuando aceptan que sus padres se han separado. Aun así, en esta fase se puede dar el Síndrome de Alienación Parental, el cual consiste en el rechazo de uno de los padres que antes era querido. Éste suele ir asociado al conflicto por la custodia del niño/a.
  3. FASE POSTDIVORCIO: Se consolida la estabilidad. La reestructuración de la familia ya ha terminado. Pueden aparecer nuevos miembros en la estructura familiar y modificarse. En esta fase se pueden encontrar rechazos y conflictos con los nuevos miembros y resistencias por parte del niño/a. Aunque se haya aceptado la situación, hay que ir con tacto y calma pues no podemos olvidar que son niños y lo que más les gusta es la rutina, el saber qué va a pasar.
A continuación se muestra una tabla donde aparecen las reacciones de los niños/as asociadas a sus edades.
Hasta los 5 años De 6 a 8 años De 9 a 12 años De 13 a 18 años
Tristeza Tristeza Tristeza Tristeza
Temor al abandono Temor al abandono Ansiedad Enfado hacia los padres
Regresiones Problemas de concentración Depresión Abatimiento
Sentimiento de culpa Sentimiento de culpa Sentimiento de culpa Vergüenza y enfado por los comportamientos de los padres
Agresividad Pérdida de confianza Rechazo a la residencia alterna y a la familia que se pueda volver a estructurar
Desobediencia Desobediencia Aislamiento social Rabia y rechazo por las figuras parentales


Uno de los aspectos que considero más importante para ayudar a los hijos/as de familias que se están separando es que, a pesar de que la relación de pareja haya terminado, hay que tener presente que los progenitores continúan unidos a los hijos como padres. De manera que ante un conflicto o problemática en la familia, estos tienen que actuar como tal. Es decir, no por el hecho de estar separados, uno de los padres va a desentenderse de una preocupación de su hijo/a. Esto demostrará al hijo/a que, a pesar de que sus padres ya no son pareja, siguen queriéndolo igual y van a estar presentes para ayudarle en lo que necesite como siempre. Muchas veces, actuaciones de este tipo, contribuyen a eliminar miedos y falsas creencias.
Finalmente, comentar que la mayor parte de la sociedad considera que “los niños pequeños -menores de 5 años- no se enteran de la separación de los padres”. Nos puede parecer que esto es así, por el hecho de que seguramente hayan empezado a pronunciar sus primeras palabras, porque los bebés siempre son felices, entre otras cosas. Pero aunque nos parezcan carentes de esta conciencia, ellos/as notan un cambio en la rutina, en el ambiente y captan las emociones negativas. Con la diferencia que, seguramente, sus hermanos/as mayores saben expresar qué está pasando y tienen los medios para hacer preguntas, pero ellos no. De manera que es aconsejable hablar con ellos y explicarles en el lenguaje más simple posible qué está ocurriendo, qué va a pasar y atenuar los miedos que puedan surgir.
Por último, mencionar que los procesos de depresión que pueden darse en estos casos son normales y pueden durar hasta un año. Si esto se alargara, es aconsejable que el niño/a acuda a un profesional de la salud para detectar qué está ocurriendo y ayudarle a superar la dificultad sin que le suponga más dolor.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada